Conservación y Manejo Sostenible del recurso Suelo

Tal como lo establece el USDA[1] (2006), la palabra “suelo”, como muchas otras, tiene varios significados; en su significado tradicional, el suelo es el medio natural para el desarrollo de plantas terrestres, ya sea que tenga o no horizontes discernibles. Este significado es todavía la forma más común como se comprende la palabra, y es el interés principal en el que el suelo centra su significado. Las personas consideran al suelo importante porque sostiene a las plantas que nos proporcionan comida, fibras, drogas, y otras necesidades humanas, y porque filtra el agua y recicla desechos. El suelo cubre a la superficie terrestre de modo continuo, excepto en las áreas con afloramientos rocosos, de congelamiento perpetuo o de aguas profundas, o sobre los hielos de los glaciares. En ese sentido, el suelo tiene un espesor que está determinado por la profundidad de enraizamiento de las plantas.

Desde el punto de vista agronómico, Casanova (2005) define el suelo como el sitio donde viven y crecen las plantas y animales, los cuales son altamente importantes en el mantenimiento de la vida humana.

Nuñez (2000) expresa que desde el punto de vista de ingeniería civil y geológica se define al suelo como un material no consolidado situado en la superficie terrestre, mientras que en cartografía de suelos, éste constituye un conjunto natural de cuerpos distribuidos sobre la superficie terrestre, cuyas propiedades físicas, químicas, físico-químicas y morfométricas difieren en grado tal  que, es posible separarlos entre sí dentro de un sistema de clasificación taxonómico establecido y determinarlos en un mapa de suelos. Por su parte el edafólogo define el suelo como el sustrato que proporciona un anclaje mecánico a las plantas y en cual se almacenan el agua y el oxígeno que absorben las raíces, además de los elementos necesarios para su nutrición (nutrientes) y una extensa población microbiana y de pequeños invertebrados (insectos, nematodos, entre otros) cuya actividad afecta sus propiedades físicas y químicas[2].

López (2002) señala que, en términos generales el suelo es el sustrato en el cual se localizan y desarrollan múltiples actividades del hombre, razón por la cual se le considera un recurso multifuncional. De aquí la importancia de que el suelo, como recurso natural, sea considerado desde tres (3) dimensiones (DGMA, 1984 citado por López, 2002):

  1. El suelo como soporte y fuente de nutrientes para las plantas.
  2. El suelo como sustrato o base física para localización de desarrollos urbanos e industriales.
  3. El suelo como depositario de recursos minerales y culturales.

Como se aprecia, el concepto del recurso suelo, es variable y depende de la ciencia con la cual el mismo se esté estudiando, no obstante existe un concepto universal aceptado por la Sociedad Americana de la Ciencia del Suelo (y citado por Nuñez, 2000) que dicta:

“Es un material mineral no consolidado sobre la superficie de la Tierra, que sirve como medio natural para el crecimiento de las plantas… y que ha estado sujeto e influenciado por factores genéticos y del medio ambiente que son: el material parental, el clima (incluyendo humedad y efectos de la temperatura), organismos y topografía, actuando dentro de un período de tiempo y originando un producto, suelo, que difiere del material del cual se deriva, en muchas propiedades y características físicas, químicas, biológicas y morfológicas”.

 

Por su parte, la Conservación y Manejo Sostenible del recurso Suelo, se entiende como el “Conjunto de actividades y prácticas agroculturales que se diseñan y ejecutan con el objeto de prevenir, reducir, corregir o frenar los procesos de degradación a fin de recuperar, mejorar o mantener las propiedades del suelo” (Delgado, 2004).

La conservación de suelos es una disciplina que persigue el uso adecuado de la tierra, a fin de mantener su capacidad productiva por tiempo indefinido, por lo que se basa en el uso del suelo según sus potencialidades y en el manejo según sus limitaciones (Rodríguez, 2010).

imagen2

[1] USDA: United States Department of Agriculture Natural Resources Conservation Service. Décima Edición.
[2] Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola de Ciudad Real (2012).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s