Los entornos de aprendizaje y los elementos de la comunicación

El entorno de aprendizaje es un lugar, espacio, comunidad o sucesión de hechos que promueven el aprendizaje. Está compuesto por cuatro dimensiones: social, física, técnica y didáctica. En ocasiones, el entorno de aprendizaje se define como el espacio y las convenciones establecidas, pero es la dimensión didáctica la que convierte al entorno en un entorno de aprendizaje (Elise Pirttiniemi, Aki Rouvari. Citados por Maninmen y Pesonen, 2000).

El éxito o fracaso de un determinado entorno de aprendizaje dependerá de las interrelaciones entre de los elementos de la comunicación y el medio, tal como se muestra en la siguiente Figura.

Anuncios

Inteligencia Emocional

Sabiendo que Goleman define la inteligencia social como la capacidad humana para relacionarse, debemos estar conscientes de que esta capacidad vendrá limitada por las emociones que cada individuo sienta y los cambios en sus estados de ánimo derivados de las mismas, tal como se puede ver en la siguiente Figura.

Estrategias de Enseñanza Situada

Desde una perspectiva socioconstructivista, la enseñanza situada puede definirse como aquella propuesta pedagógica que se diseña y estructura con la intención de promover aprendizajes situados, experienciales y auténticos en los alumnos, que les permita desarrollar habilidades y competencias muy similares o iguales a las que se encontrarán en situaciones de la vida cotidiana (con alumnos de educación básica) o profesional (cuando se trate de estudiantes técnicos o universitarios) (Díaz Barriga, 2006). Algunas propuestas pedagógicas, que por sus características propias pueden incluirse dentro de ella, son el denominado aprendizaje basado en problemas (ABP), el aprendizaje basado en el análisis y estudio de casos (ABAC), y el aprendizaje mediante proyectos (AMP).

Díaz, F. y Hernández, G. (2010) Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista. México: McGraw-Hill. p. 405

El modelo de indagación, como un modelo instruccional en la educación

La indagación puede considerarse, en un sentido general, como un proceso de respuesta a preguntas y resolución de problemas basados en hechos y observaciones. Desde el punto de vista educativo, el modelo general de indagación es una estrategia diseñada para enseñar a los estudiantes cómo investigar problemas y responder preguntas basándose en hechos.

En el siguiente podcast podrás escuchar las características más relevante de este modelo instruccional.

Ir a descargar

El material fue ejecutado por:
  • César D. García M.
  • Ana K. Morillo Plaza
  • Kretheis Márquez
  • Raúl Velásquez

Metacognición del aprendizaje

Uno de los principios de las estrategias que garantiza el éxito del proceso de enseñanza-aprendizaje viene dado por el “aprender a aprender” que debe ser internalizado y adoptado por el alumno en su papel de aprendiz. En este proceso, el estudiante deberá considerar la metacognición y autorregulación del aprendizaje, como saberes que son convenientes aplicar para el éxito de su proceso de formación.

La “metacognición” consiste en ese “saber” que desarrollamos sobre nuestros propios procesos y productos del conocimiento. Se tiene claro que según Brown, la metacognición es de tipo “estable, constatable y falible”.

El modelo inductivo, como un modelo instruccional en la educación

Tal como lo establecieron Eggen  y Kauchak  en el 2001; el modelo inductivo está fundado en los principios del constructivismo, una visión del aprendizaje que sostiene que los alumnos desarrollan su propia comprensión acerca del mundo, en lugar de obtenerla provista por otros (en la mayoría de los casos los docentes) de una forma previamente organizada.

En el siguiente podcast podrás escuchar las características más relevante de este modelo instruccional.

 

Ir a descargar

 

El material fue ejecutado por:

  • César D. García M.
  • Ana K. Morillo Plaza
  • Kretheis Márquez
  • Raúl Velásquez

El proceso de formación y organización de la memoria

El principio fundamental de la formación de memoria ocurre mediante la modulación sináptica de la membrana neuronal que se inicia por la formación de “cógnitos o redes cognitivas” después de que el cerebro ha recibido un estímulo de origen distinto. La atención, la aversión, el placer, la expectativa y el afecto que esos estímulos provocan son los factores prominentes en la facilitación de conexiones sinápticas a la raíz de la deposición de nueva memoria. Cada memoria individual, del género que sea, se forma por modulación sináptica de las redes corticales que tienen su base en áreas sensoriales y motoras (memoria filética) y se ensanchan jerárquicamente hacia arriba a través de las áreas asociativas posteriores y frontales. Estas propiedades de la conectividad cortical entre redes de memoria implicarán ciertas características generales de la formación y organización dinámicas de la memoria.

En primer lugar se tendrá la memoria perceptual o ejecutiva abstracta, como los conocimientos semánticos y los conceptos globales de acción planificada. En segundo lugar, los distintos tipos de memoria semántica, episódica, sensorial, ejecutiva de varios subtipos, etc. están extensamente entremezclados, ya desde su formación inicial. Y por último en desarrollo de la memoria operante (o de trabajo) constituida por redes de memoria establecida a largo plazo, activadas y suplementadas, ‘puestas al día, por así decirlo, con los elementos pertinentes del momento. La formación de cualquier tipo de memoria en la corteza cerebral es un proceso plástico, que consiste esencialmente en la modificación de la infraestructura sináptica de redes neuronales corticales que resulta de la interacción de éstos con el medio ambiente.

(Resumen hecho con base a lo expuesto por Fuster JM. El paradigma reticular de la memoria cortical. Rev Neurol 2010; 50 (Supl 3): S3-10.)