Uso de Redes Sociales en el Proceso de Enseñanza-Aprendizaje

Una de las herramientas con más impacto de la web 2.0, se corresponde con las redes sociales. Estas redes han optimizado la forma en que las organizaciones se comunican con sus clientes; creando canales bidireccionales, instantáneos, interactivos con una menor inversión en recursos.

Las redes sociales parecen un “invento” de hace pocos años. Sin embargo, su semilla para tan fulgurante éxito se plantó hace ya unos cuantos años. Online Schools resume a continuación la historia de los social media:

  • 1971: Se envía el primer mail. Los dos ordenadores protagonistas del envío estaban uno al lado del otro.
  • 1978: Se intercambian BBS (Bulletin Board Systems) a través de líneas telefónicas con otros usuarios.
  • 1978: La primeras copias de navegadores de internet se distribuyen a través de la plataforma Usenet.
  • 1994: Se funda GeoCities, una de las primeras redes sociales de internet tal y como hoy las conocemos. La idea era que los usuarios crearan sus propias páginas web y que las alojaran en determinados barrios según su contenido (Hollywood, Wallstreet, etc.).
  • 1995: TheGlobe.com da a sus usuarios la posibilidad de personalizar sus propias experiencias online publicando su propio contenido e interactuando con otras personas con intereses similares.
  • 1997: Se lanza AOL Instant Messenger.
  • 1997: Se inaugura la web Sixdegrees.com, que permite la creación de perfiles personales y el listado de amigos.
  • 2000: La “burbuja de internet” estalla.
  • 2002: Se lanza el portal Friendster, pionero en la conexión online de “amigos reales”. Alcanza los 3 millones de usuarios en sólo tres meses.
  • 2003: Se inaugura la web MySpace, concebida en un principio como un “clon” de Friendster. Creada por una empresa de marketing online, su primera versión fue codificada en apenas 10 días.
  • 2004: Se lanza Facebook, concebida originalmente como una plataforma para conectar a estudiantes universitarios. Su pistoletazo de salida tuvo lugar en la Universidad de Harvard y más de la mitad de sus 19.500 estudiantes se suscribieron a ella durante su primer mes de funcionamiento.
  • 2006: Se inaugura la red de microblogging Twitter.
  • 2008: Facebook adelanta a MySpace como red social líder en cuanto a visitantes únicos mensuales.
  • 2011: Facebook tiene 600 millones de usuarios repartidos por todo el mundo, MySpace 260 millones, Twitter 190 millones y Friendster apenas 90 millones.

evolucion-redes-sociales

La expansión de las redes sociales, ha conllevado importantes cambios en todos los ámbitos de la sociedad, y entre los que más se han visto influidos se encuentra el ámbito educativo. Considerando que casi la totalidad del alumnado universitario y no universitario está inmerso en alguna red social. En este sentido, la nueva Estrategia Educativa, la llamada Educación 2.0, evolucionó del concepto de redes sociales a redes/comunidades de aprendizaje.

redes-de-aprendizaje

Las comunidades de aprendizaje son conjuntos de individuos autónomos e independientes que trabajan colaborativamente para lograr un ideal común, beneficiándose bajo acciones que comprometen a todos sus integrantes hacia el enriquecimiento global. Su composición debe ser libre y democrática, autónoma e independiente, rompiendo con las estructuras escolares tradicionales. Los rasgos de estas comunidades de aprendizaje son: 1.- La inversión en la creatividad, imaginación e intelecto humano para la construcción de capital social, 2.- Un ambiente enriquecedor que promueva la cooperación mutua, el crecimiento personal y la unión de esfuerzos, 3.- La construcción social del conocimiento, logrando una colaboración centrada en el aprendizaje activo y social, 4.- Un aprendizaje compartido que fortalezca la experiencia colectiva a través del dialogo y la reflexión, 5.- Diferentes modos y necesidades de participación que promuevan prospectivas múltiples, 6.- La mejora del aprendizaje del estudiante como objetivo central, 7.- Tamaño reducido para la mejorar de la calidad educativa, evitando el abandono y el rezago escolar (Ponzanelli, 2015).

Si quieres conocer un poco más de estas redes de aprendizaje, te invito a consultar el siguiente material:

uso-de-redes-sociales

 

Acá puedes escuchar cómo usar Google+ como red de aprendizaje en nuestro Centro.

  Ir a descargar

Anuncios

Qué es la curación de contenidos

Ir a descargar

En términos resaltantes, la curación de contenidos consiste en:

  • Buscar, encontrar y seleccionar los contenidos e informaciones relevantes para distribuirlos de forma segmentada en una organización o colectivo.
  • Mejorar la capacidad de asimilación de información por parte de las empresas y evitar la saturación por exceso de información.
  • Crear un sistema que recopile y almacene información no efímera sobre un tema. Es importante que la información tenga validez en el tiempo y no caduque como ocurre con mucha de la información de los medios de comunicación.
  • Mantener un esfuerzo de búsqueda sistemático mantenido en el tiempo y centrado en un tema o varios temas de relevancia para la organización o persona.
  • Es filtrar información con un objetivo claro y bien definido.

En términos concisos podríamos adoptar la definición dada por Ortega (2011):

La curación de contenido se entiende como la capacidad por parte de un sistema o del ser humano de encontrar, organizar, filtrar y dotar de valor, relevancia, significatividad, en definitiva, de utilidad el contenido de un tema específico que procede de diversas fuentes”.

Un curador de contenidos será la persona que se encargará de recaudar, seleccionar y después publicar el contenido en línea para que luego el público lo consuma y lo asuma. El curador se desempeña como una persona capaz de organizar, filtrar y dotar de valor y utilidad cierto contenido específico, el curador de contenidos o content curator debe ser alguien que tenga conocimientos del sector, conozca a la audiencia a la que se dirige y experiencia trabajando en el medio online. En este punto se destaca que un curador de contenidos debe ser: sintético, proactivo, crítico, experto, empático, curioso.

Un buen curador también debe conocer cuáles son los modelos típicos para la curación de contenidos, por ejemplo Sánchez (2015) cita cinco modelos:

  • Agregación, consiste en reunir la información más relevante sobre un tema específico en una misma localización
  • Destilación, se trata de filtrar los contenidos e ir aplicando la técnicas de tamizado de la información para realizar un formato más simple, donde sólo las ideas más importantes son compartidas
  • Elevación, es la manera en la que la curación de contenidos identifica tendencias en pequeñas piezas de información compartidas Online
  • Mashup, consiste en la mezcla de contenidos curados para crear un nuevo punto de vista. Es la base del proceso creativo e indispensable para la innovación.
  • Y tenemos también la Cronología, en la que se busca establecer relaciones causa efecto. Se reúne información histórica organizada sobre la base de tiempo para mostrar la evolución de un tema en particular y se exponen las relaciones causa efecto para identificar patrones generando alertas tempranas.

Del mismo modo el curador deberá manejar los formatos más comunes en la curación de contenidos, por ejemplo: repositorios categorizados, informes sectoriales, boletines, estado del arte, análisis de publicaciones, entre otros.

En cuanto a las funciones, un curador de contenidos debe buscar aquella información relevante y de calidad para la audiencia, seleccionar los contenidos relevantes, organizarla para que sea más fácil navegar por ella, filtrarla detenidamente para quedarse con aquella que considere de valor, reconstruir la información ya compendiada y por último distribuir el contenido a la audiencia en un formato adecuado.

Finalmente se debe conocer que con la curación de contenidos se  ahorra tiempo y dinero respecto a la creación, si se logra una buena curación de contenidos se puede llegar a ser una referencia dentro del sector, también se aumentaría el número de publicaciones y por tanto la presencia en la web, pudiendo así alcanzar nuevo usuarios.

Curaduría digital de contenidos

Referencias:

Archanco P. (2014). Guía para crear una estrategia de curación de contenidos ganadora. Recuperado de: http://papelesdeinteligencia.com/como-crear-una-estrategia-de-curacion-de-contenidos/

Ortega S. (2011). Simplicidad, UX y curación de contenido. Recuperado de: http://www.sortega.com/blog/simplicidad-ux-y-curacion-de-contenido/

Sánchez P. (2015). Qué es la curación de contenidos. Recuperado de: http://marketing4ecommerce.net/que-es-la-curacion-de-contenidos/

Seo MobWeb. (2014).  Recuperado de:  http://seomobweb.com/cuales-son-los-mejores-formatos-para-compartir-contenidos-en-nuestra-estrategia-de-social-media/

Ready4Social. (2013). La herramienta de curación de contenidos para tus redes sociales.  http://www.ready4social.com/blog/curacion-de-contenidos.html

Buenas prácticas para el uso de las redes sociales en el contexto universitario

Considerando las crecientes posibilidades que ofrecen las redes sociales, día a día el son miles y miles las organizaciones que se suman a su uso a objeto de aumentar su impacto en el mundo digital, no obstante su uso masivo pocas son las organizaciones que las emplean con principios que regulen la calidad y la forma en que se muestra su contenido en la web social.

Tomando en cuenta la versatilidad de las redes sociales es necesario el uso de estrategias situadas que garanticen el impacto positivo de la organización en la comunidad virtual. El uso de determinada red dependerá del mensaje que se quiere posicionar, en el caso educativo este será  el de transmitir su oferta de formación académica, y otros servicios educativos, el resultados de sus investigaciones, su impacto en la sociedad y en la Gestión de Estado, conforme a esto el uso de Facebook, Twitter, Youtubem Instagram, Linkedin y blogs por parte de las instituciones educativas se ha incrementado vertiginosamente los últimos años, no obstante sea cual sea la red social se requiere la adopción de buenas prácticas para su uso, unas generales y otras específicas dependiendo de la característica de red, y tales prácticas dependerán a su vez del rol dentro de la red (community manager –gestores de la red- o participantes).

Buenas practicas Redes_Sociales (1)

Web 2.0, Empresa 2.0 y Marketing 2.0

Con la aparición de la Web 2.0 son múltiples las herramientas que han revolucionado el modelo empresarial; consolidándose con ello la llamada Empresa 2.0, en la que se utilizan las herramientas de la web social como instrumentos complementarios de la publicidad convencional, todo en aras de lograr un buen posicionamiento en el mercado.

Para esto, las nuevas estrategias de Marketing apuntan  al uso de aplicaciones que permitan la retroalimentación como canal para conocer las necesidades de los consumidores y así perfeccionar productos y servicios a objeto de afianzar un mayor número de clientes y posicionarse en un mercado cada día más competitivo.

Una de las herramientas de la Web 2.0, utilizadas para tales propósitos son las llamadas Redes Sociales en las que se mercadea, publicita, y comunican las Empresas a través de técnicas virtuales de Marketing, ahora denominadas “Marketing 2.0“, logrando así llegar a un gran abanico de usuarios con la menor inversión en recursos tanto económicos como financieros dentro de la organización.

Marketing 2.0

El nuevo paradigma: la educación por “competencias”

Con el paso de los años, desde que la educación tomo su carácter formal, los paradigmas que se presentan como instrumento de apoyo al sistema educativo han evolucionado conforme a las necesidades de cada época en particular.

En la actualidad bajo un mundo moderno, en el que prevalecen los procesos de comunicación activa entre los miembros de la sociedad, efectivamente se debe también considerar un cambio del sistema educativo en el que no sólo se sensibilice al estudiante en el conocimiento de las necesidades, prioridades y tendencias de la población sino en donde también el educando se considere como un profesional integral (con habilidades críticas, reflexivas, analíticas y creativas) y facilitador de soluciones. Una herramienta para lograr lo anterior sería la consideración de la “creación de competencias” como producto final a alcanzar en el proceso enseñanza-aprendizaje (basado en la formación y fortalecimiento de valores éticos del futuro profesional).

En este sentido,  la Ley Orgánica de Educación de la República Bolivariana de Venezuela aprobada en 2009, expresa en su Artículo 13 que: “…Todo y toda estudiante…, una vez culminado el programa de estudio y de acuerdo con sus competencias, debe contribuir con el desarrollo integral de la Nación,…”

Conforme a la disposición anterior, las  Universidades venezolanas tienen hoy día, el deber de no sólo formar un receptor o investigador pasivo aislado del contexto y las necesidades sociales sino un técnico capaz de hacer uso tanto de sus propias habilidades como de las herramientas disponibles en el entorno para dar una respuesta pertinente ante una determinada situación. Con el propósito de que la Universidad alcance este principio de responsabilidad social, se deben implementar procesos de cambio interno dentro de la Institución que innoven y refuercen el sistema educativo tradicional.

Así pues, la adopción de un nuevo paradigma de una formación basada en competencias, implicaría el diseño e implementación de  estrategias  didácticas  en las Instituciones,  teniendo en cuenta  los criterios de desempeño,  los saberes esenciales, las evidencias requeridas y el rango de aplicación.

Tal como lo indican Tovar-Gálvez y Cárdenas (2012), el concepto competencia tiene sus primeras referencias en la Lingüística Generativa de Chomsky, desde donde se comprende la competencia como la posibilidad de comunicación que está implícita en los esquemas mentales y fisiológicos internos del sujeto, la que tiene una manifestación externa o desempeño.

Por su parte Tobón (2009) señala que en la formación de un individuo, deben considerarse aspectos  interrelacionados  sistémicamente  que  intervienen  en  todo  acto educativo enmarcado en lo institucional, esto  implica  asumir  la  formación  de  competencias  considerando  el  proceso educativo  como  un  sistema  al  interior  de  toda  institución  educativa  que  a  su  vez interrelaciona con los sistemas externos a ella; componiéndose este paradigma de las características siguientes:

1. Se basa en la actuación ante actividades y problemas del contexto, el cual se tiene presente en las diferentes estrategias de evaluación (pruebas escritas, entrevistas, pruebas de des-empeño, ensayos, juegos de roles, etcétera).

2. Es un proceso dinámico y multidimensional que implica considerar diversos factores relacionados para comprender el aprendizaje del estudiante y determinar sus logros y aspectos a mejorar (por ejemplo, los saberes previos, la competencia evaluada, las metas del alumno, el contexto, etcétera).

3. Tiene en cuenta tanto el proceso como los resultados del aprendizaje (es decir, considera el desempeño del estudiante y los resultados alcanzados finalmente).

4. La retroalimentación se hace considerando los criterios de una competencia determinada y la parte cuantitativa, a través de los niveles de desarrollo de las competencias y ciertos porcentajes de logro.

5. Se trata de favorecer el proyecto ético de vida (necesidades personales, fines, etc.) de los estudiantes.

6. Se reconocen las potencialidades, las inteligencias múltiples y las zonas de desarrollo próximo de cada estudiante.

7. Se busca que la valoración del aprendizaje sea un proceso primordialmente intersubjetivo, basado en criterios consensuados con otras personas, a partir de los requerimientos del contexto disciplinar, social y profesional, reconociendo que la evaluación siempre va a tener una dimensión subjetiva que es preciso analizar, discutir y acordar.

8. La evaluación de las competencias busca elevar la calidad de la educación en general porque permite identificar aspectos a mejorar en los estudiantes y establecer estrategias institucionales.

Así mismo, el autor expresa que la formación de competencias debe contextualizarse en el marco de una comunidad  determinada  para  que  posea  pertinencia  y  pertenencia.  Y  el  reto  del entorno comunitario es validar tal formación y promoverla, buscando que se refuerce y complemente con el apoyo de otras instituciones sociales tales como la familia, las redes  de  apoyo  social,  las  actividades  recreativas  y  deportivas,  los  escenarios culturales y los medios masivos de comunicación.

Desde el enfoque socioformativo de Tobón en el 2009, las competencias son actuaciones integrales para identificar, analizar y resolver problemas del contexto, integrando para ello los cuatro pilares: el saber ser, el saber conocer, el saber hacer y el saber convivir.

El éxito de la formación por competencias dependerá de la integración de la implementación de  una política de gestión de calidad que asegure realmente la formación de competencias acorde con el Proyecto  Educativo  Institucional  y  con  los  correspondientes  mecanismos  de retroalimentación, control y mejora.

_________________________________

Tobón, S. (2009). Formación basada en competencias: pensamiento complejo, diseño curricular y didáctica. Bogotá: Ecoe.
 
Tovar-Gálvez, J. C. y Cárdenas, N. (2012). La importancia de la formación estratégica en la formación por competencias: evaluación de las estrategias de acción para la solución de problemas. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 14(1), 122-135. Consultado en http://redie.uabc.mx/vol14no1/contenido-tovarcardenas.html

La autorregulación, la metacognición y su implicación en la práctica docente

Uno de los principios educativos que garantiza el éxito del proceso de enseñanza-aprendizaje viene dado por el “aprender a aprender” que debe ser internalizado y adoptado por el alumno en su papel de aprendiz, en este proceso, el estudiante deberá considerar la metacognición y autorregulación del aprendizaje, como estrategias que son convenientes aplicar para el éxito de su formación.

 Tal como lo establecen Weinert y Kluwe (1987), la metacognición hace referencia a los procesos de pensamiento que la persona tiene acerca de su propio sistema cognitivo (contenidos, procesos, capacidades, limitaciones) y, por otra parte, a los efectos reguladores que tal conocimiento puede ejercer en su actividad; la metacognición entendida como regulación y control de la actividad cognitiva implica la participación activa y responsable del sujeto en los procesos de aprendizaje, y la autorregulación,  no es más que el “control ejecutivo” del conocimiento.

 La metacognición supone el desarrollo en el estudiante de dos ámbitos del conocimiento: el conocimiento metacognitivo y las experiencias metacognitivas, que puede ser limitado por la interrelación de variables (persona, tarea, estrategia  y contexto) en el primer caso  o por la activación de los procesos cognitivos en el segundo, y depende de la adopción de estrategias de aprendizaje en el proceso de aprendizaje.

 Por otro lado la autorregulación es esencialmente un saber procedimental que muchas veces no requiere de ser declarado sino sólo de ser ejecutado y por lo cual supone la adopción de estrategias de control, también llamadas estrategias o habilidades autorreguladoras que incluyen planificación, monitoreo o supervisión y revisión. Tal como lo establece Pozo (2006, citado por Trías, 2008) en el ámbito educativo se plantea con insistencia la necesidad de lograr que el alumno sea responsable de sus propios procesos de aprendizaje. Las exigencias de la sociedad imponen a la educación el objetivo de fomentar en sus alumnos la capacidad para gestionar sus propios procesos de adquisición del conocimiento o de verdadera “gestión metacognitiva”.

 En el caso de la aplicación de estrategias metacognitivas, el punto de partida lo conforma la planificación, en la cual el alumno deberá preguntarse a sí mismo ¿tengo conocimientos previos del tópico en cuestión?, ¿cuáles son los objetivos de mi aprendizaje? y ¿cuál es el plan de acción que debo seguir para el logro de los objetivos?.

 Seguidamente ya iniciado el proceso de aprendizaje el estudiante deberá aplicar la supervisión y en esta se preguntará ¿cuál es el grado de aproximación a la meta?, ¿en el desarrollo de mi aprendizaje, he tenido problemas o dificultades y cuáles son las causas de las dificultades?, ¿han sido eficaces las estrategias que estoy aplicando en mi aprendizaje, de no ser así, será necesario adecuarlas, cómo las adecúo?.

 Posteriormente el estudiante empleará la evaluación y en esta fase las preguntas se corresponderán a ¿he alcanzado los objetivos, cómo lo compruebo?, ¿tuve dificultades en la aplicación de las estrategias utilizadas en mi proceso de aprendizaje, cómo las superé?.

 No obstante el rol protagónico del alumno, para el éxito de un proceso metacognitivo, es el docente quién inicialmente suministrará las herramientas que serán adoptadas por los alumnos, a objeto de desarrollar sujetos conscientes de su propio aprendizaje. Así tal como lo establece Elosúa (1993), la enseñanza-aprendizaje de estrategias cognitivas y metacognitivas requiere un profesorado con información y formulación en este campo de la cognición y metacognición; pero también un profesorado con entrenamiento y práctica en el autoconocimiento y análisis de los procesos y estrategias que el profesorado mismo utiliza al leer y sobre todo un profesorado comprometido con su práctica educativa y que sabe reflexionar a partir de la práctica.

 En materia de la autorregulación, será el docente quien actúe en primer orden como el facilitador de las estrategias y posteriormente como motivador para la adopción de las mismas por parte del estudiante. Del mismo modo, el docente deberá analizar detalladamente cuál es el momento adecuado y las técnicas para dar a conocer, promover y aplicar las técnicas o estrategias metacognitivas y de autorregulación en sus estudiantes.

 En este sentido la primera estrategia que deberá aplicar el docente viene dada por la motivación y que algunos autores han denominado “el combustible para el aprendizaje, el docente deberá en primera instancia qué motiva a sus estudiantes y cómo los motiva, seguidamente deberá aceptar tanto que la motivación es un proceso dinámico que cambia de acuerdo al contexto y tema específico de dominio, como que la motivación depende directamente de los conocimientos previos que los alumnos manifiesten tener sobre el tópico en cuestión.

 Así pues, un docente que logre motivación en sus alumnos y que a su vez los haga conscientes de que estos son autónomos en su aprendizaje, lograría en ellos el desarrollo de un cierto grado interés en su aprendizaje y estarían abriendo un sendero para que los propios alumnos dentro del proceso de aprendizaje establezcan sus  metas, supervisen la ejecución de las mismas y evalúen los logros, y tal como lo establecen Novak y Gowin, (1988), un sujeto un sujeto más activo, responsable y eficaz frente a los aprendizajes, es en definitiva, más capaz de aprender a aprender.

 Es por esto, que diversos autores han señalado que la autorregulación del aprendizaje puede ser entendida en estrecha vinculación con la motivación.

 Con base en lo antes expuesto, un individuo que conozca y aplique las estrategias adecuadas para la metacognición y autorregulación en su aprendizaje tendrá una mayor probabilidad de éxito en su proceso de formación, así pues la eficacia de ambos procesos dependerá directamente del alumno involucrado, el alumno es el protagonista del control de su propia enseñanza.

Referencias citadas

 Elosúa M. (1993). Estrategias para enseñar y aprender a pensar. Universidad Complutense de Madrid. Ediciones Narcea. Madrid. España.

 Novak, J.D. y Gowin, D.B. (1988). Aprendiendo a aprender. Barcelona. España.

 Trías D. (2008). Enseñanza de la autorregulación del aprendizaje en Filosofía. Montevideo. Uruguay.

 Weinert F.E y Kluwe R. H. (1987). Metacognition, Motivation and  Understanding. Hillsdale: N.J. LEA.